17 julio, 2019 balearic

Descubre Menorca

Sunset in Es Castells bay in Menorca, Balearic Island, Spain.

¿Cuál es el origen de la mayonesa? Cuenta la leyenda que, en 1756, el Duque de Richelieu visitó el Puerto de Mahón, una vez allí, éste pidió a su chef preparar su plato favorito. Desgraciadamente, el chef no logró encontrar nata, por lo que acabó sustituyéndola por aceite de oliva. A toda esta historia, hay que añadirle que en catalán Mahón se dice Mao y a sus habitantes se les conoce bajo el gentilicio de Maonès… pues como os podréis imaginar, no hace falta que continuemos con la historia.

Además de todo esto, los productos que más destacan, todavía a día de hoy de la gastronomía menorquina, son la ginebra y el queso mahonés. La ginebra de Mahón se destila en la isla desde el siglo 18 y el queso mahonés se produce aproximadamente desde la misma época.

De las cuatro islas que conforman las Baleares, Menorca es la más septentrional, y algunos dicen que es la más tranquila. Es conocida también por sus espectaculares playas insólitas de arena blanca y aguas turquesas, las cuales parecen sacadas de revista.

La isla de Menorca no tiene grandes formaciones montañosas, el terreno es bastante liso, convirtiéndose así en el escenario perfecto para caminantes, ciclistas o jinetes. De hecho, otra ventaja que tiene la isla en este sentido, es que han rehabilitado el antiguo camino medieval, el cual rodea toda la costa (más de 20km aproximadamente).  El avistamiento de aves también es una de las actividades ideales para realizar en la isla.  También hay muchos monumentos de piedra, como por ejemplo los Talayots, construcciones milenarias, cuyo uso originario es un poco incierto.  Varios estudios señalan que algunos de estos eran utilizados como tumbas y otros como torres de vigilancia.

Algo que no puede faltar en tu visita a Menorca, son los dos parques naturales: Reserva Marina de la costa norte y S’Albufera des Grau.

Aunque si lo que prefieres es un viaje más cultural, también hay museos y galerías de arte en los diferentes pueblos.

Como en todas las islas, Menorca cuenta con un amplio abanico de ferias, fiestas y mercados. Muchas de sus fiestas tradicionales, utilizan caballos como símbolo característico, como las fiestas de San Juan en Ciutadella durante el mes de junio y su prima hermana, la festividad e Sant Martí de Es Mercadal en julio – dónde los caballos bailan por las calles inundadas de gente. También existen diversos mercados de todo tipo (productos típicos, gastronomía para “foodies”, artesanía y “flea markets”). Muchos de estos mercados permanecen abiertos hasta la noche, especialmente durante la temporada de verano.

Menorca ha estado todo este tiempo en la sombra, en comparación con Mallorca e Ibiza, y ha fomentado el turismo sostenible mucho antes de que estuviera de moda. Sin embargo, n cuanto a la vida nocturna y los restaurantes, no ha estado tan en la sombra, y es que no puede haber vistas más bonitas que la que tienen los restaurantes y cafés a lo largo de la costa, al pie de ciudades y pueblos históricos, los cuales están perfectamente iluminados desde muy temprano. Adentrándonos un poco en la gastronomía local, hay muchos platos tradicionales que merece la pena probar, como las albóndigas de pescado (¡sí, sí, como lo lees!), arroz de la tierra (el cual no está hecho con arroz) y la famosa caldereta de langosta, entre otros. Bares increíbles, chill outs con vistas al mar o en cuevas, con la ventaja de cuando te canses de bailar toda la noche te puedes volver rápidamente al hotel para dormir (como agroturismos, hoteles boutique o alguno de los hoteles de 5 estrellas que hay por la isla).

Navegando alrededor de Menorca, una de las cosas que más llaman la atención son las numerosas cuevas y calas que nos encontramos por todas partes – La alegría de despertar por la mañana junto a un paisaje tan bonito, tan tranquilo y silencioso, donde lo único que se escucha, es el canto de los pájaros. Por otro lado, las marinas se encuentran a un solo paso del delicioso aroma de la bollería y el café recién hecho.

Menorca

De las cuatro islas que conforman las Baleares, Menorca es la más tranquila

Es conocida también por sus espectaculares playas insólitas de arena blanca y aguas turquesas, las cuales parecen sacadas de revista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *