18 octubre, 2021 Mary V

Navegar en las Islas Baleares

Las Islas Baleares son el lugar ideal para navegar en un yate, catamarán o cualquier otro tipo de embarcación. Sus cuatro islas principales, muy próximas entre sí, con 300 días de sol al año y más de 1.238 km de costa, permiten disfrutar de increíbles fondeaderos, una excelente oferta gastronómica, un rico patrimonio histórico y cultural, algunos de los puertos y marinas más exclusivos del Mediterráneo, una naturaleza ideal para disfrutar y practicar deportes al aire libre y mucho más. Asimismo, nuestras islas también se han convertido en uno de los centros de navegación y campos de regattas más destacados de Europa, gracias a la climatología y a los excelentes servicios profesionales y técnicos que permiten poner a punto cualquier embarcación.

Las Islas

Las Islas Baleares ofrecen todo lo que se puede desear durante unas vacaciones en barco: un clima suave, pueblos pintorescos, calas impresionantes y unas condiciones de navegación envidiables durante todo el año. Cada isla tiene su propia identidad, lo que significa que siempre encontraremos alguna particularidad que se adapta a las necesidades individuales de cada navegante.

Mallorca

Empezando por la mayor de las islas, Mallorca, con sus hermosas calas repartidas por toda la costa y la vibrante ciudad de Palma, la capital de las islas. Gracias a su impresionante arquitectura y su variada oferta gastronómica, esta isla ha sido una de las favoritas de los turistas y navegantes durante décadas. La propia ciudad cuenta con dos de los principales centros de refit de Europa, STP Shipyard Palma y Astilleros de Mallorca, que disponen de multitud de servicios náuticos que ofrecen desde el abastecimiento hasta el refit y la reparación.

Uno de los secretos mejor guardados para navegantes en Mallorca es navegar por la isla deshabitada de Sa Dragonera o el impresionante Parque Nacional de Cabrera, maravillarse con la puesta de sol en el Cap de Formentor o fondear en una de las 262 playas, algunas vírgenes y bañarse en sus aguas cristalinas.

Menorca

La vecina Menorca, la hermana más pequeña pero no menos impresionante de Mallorca, es una isla hermosa y tranquila, con el famoso puerto de Mahón como primera vista para muchos al llegar a este oasis mediterráneo. Para los que buscan unas vacaciones tranquilas y relajadas en el mar, Menorca cuenta con pequeños pueblos pesqueros salpicados de restaurantes locales y algunas de las bahías más impresionantes de las Islas Baleares.

Si vistas Menorca no podrás resistirte a tomar el sol en la preciosa Cala Macaralleta, visitar la histórica ciudad de Ciutadella o recorrer el antiguo sendero de Cami de Cavalls. Además, no podrás abandonar la isla sin probar algunos de los famosos quesos de la isla, la caldereta de langosta o la mundialmente conocida ginebra de Mahón a bordo mientras se pone el sol.

Ibiza

Ibiza, la capital de la fiesta de las Islas Baleares, suele pasar desapercibida como la capital hedonista del Mediterráneo, pero en esta pequeña isla hay más de lo que parece. En primer lugar, lo que mucha gente no sabe es que el propio puerto es, en realidad, Patrimonio de la Humanidad, con completas instalaciones para los barcos de pequeña y gran eslora que deciden atracar en la isla. Por supuesto, la vibrante vida nocturna sigue formando parte de la vida de la isla, así que echa un vistazo a la plétora de clubes de playa, clubes nocturnos y bares alrededor de los principales puertos de la ciudad de Ibiza y San Antonio.

Los navegantes que visitan esta isla destacan las diminutas y pintorescas calles empedradas de la ciudad de Ibiza, con sus tiendas, boutiques y restaurantes, o las aguas cristalinas de la playa de Cala Xarraca o Las Salinas, o, por supuesto, bailar toda la noche al ritmo de DJs y artistas de fama mundial.

Formentera

La menos conocida y más pequeña de las cuatro islas principales, Formentera, es una escapada del ajetreo de las otras islas y debería visitarse sin duda cuando se navega por las Islas Baleares. Formentera es famosa por sus largas playas que nos recuerdan al Caribe por sus arenas blancas y algunas de las aguas más claras del Mediterráneo. Aquí, el principal atractivo es la tranquilidad y el ambiente relajado, así como las calas vírgenes, en muchas de las cuales sólo hay un pequeño chiringuito para pasar la tarde.

Lo más destacado de Formentera son los inmejorables kilómetros de playas vírgenes, el marisco fresco de los restaurantes de la isla y las hermosas vistas desde el Mirador Es Colomer Formentor.

Gracias a sus condiciones de navegación y su amplia y variada oferta, las Islas Baleares se han hecho mundialmente conocidas, convirtiéndose en uno de los destinos favoritos de los navegantes más exigentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *